El primer post del año

Me tomé mi tiempo, pero aquí paso a contar que hay de nuevo en mi vida. Este 2011 arrancó con mucho trabajo, más del que me esperaba, lo que llevó a postergar un proyecto que tenemos con Ali. Comunmente, enero y febrero son meses flojos para los que trabajan freelance.

Pero más allá de esto, tuve una oferta laboral para volver a trabajar en Ogilvy. Trabajé en la agencia durante un año y medio más o menos, 12/2007 hasta 04/2009. Han pasado muchas cosas en el medio, y la propuesta me gustó, por lo que acepté reencausarme en la relación de dependencia y los horarios fijos.

Pero lo más importante que ha sucedido, es que durante el preocupacional, la doctora se mostró preocupada por la diferencia visual que tengo en mi ojo derecho. Estudios mediante, el diagnóstico es que en mi ojo derecho padezco de queratocono… es decir, mi córnea tiene forma de cono. No voy a profundizar demasiado en qué es el queratocono, no sólo porque me parece que el artículo en Wikipedia lo explica mejor de lo que podría hacerlo yo, sino porque prefiero que en todo caso lo explique un facultativo.

No obstante, se me ocurre que dejar registro sobre mi queratocono puede ayudar a alguien. Es por eso que cada tanto habrá en este blog entradas que hablen sobre el tema. Por lo que estuve leyendo en la web, si bien no es algo raro de encontrar, tampoco es común. Y como se manifiesta entre los 20 y 30 años (y de un día para otro), se hace dificil de prevenir. De hecho, no se conoce a ciencia cierta qué es lo que lo produce.

Por el momento prefiero no afirmar muchas cosas más, porque insisto, no quiero llegar a escribir algo que termine siendo una burrada (y en consecuencia, quizás asusto a más de uno). Lo primero que pensé es en ir contando cómo se manifestó en mí, y cómo voy progresando, en qué lugares me tratan, cómo me voy adaptando a los lentes de contacto (no existen anteojos que lo corrijan), etc.

En resumen, un año de cambios.

Consejos para freelance – Entrega 1

Hace un poquito más de un año que estoy trabajando en casa, y ya me animo a dar consejos a quienes se preguntan qué se necesita para trabajar freelance. Esta no es ninguna guía definitiva, son sólo algunos tips aprendidos en este tiempo, es totalmente extensible (por eso lo de «entrega 1»), y más importante aún, es lo que a mí me funcionó, quizás otros no pueden aplicar estos punteos, o lo hicieron sin resultados… para eso están los comentarios:

Necesitás equipo

Ya escribí un post sobre esto anteriormente, básicamente  la idea es que para responderle a un cliente, necesitás una oficina completa. Si hace falta contratar a alguien de sistemas, hacelo. Si hace falta aprender algo de sistemas, es mejor si llamás al que sabe de verdad antes de ponerte ahorrativo en algo con lo que vas a trabajar todos los días. En fin, preparate en todos los sentidos.

Un lápiz es más preciso que la memoria

Soy de aquellos que tiene muy buena memoria. Suelo recordar muchos detalles de cada una de mis charlas, inclusive de aquellas que fueron hace ya un par de años. Sin embargo, no puedo recordar todos los detalles todo el tiempo, obvio. Si bien siempre llevo mi anotador, durante el transcurso de una reunión no estoy tomando nota constante de todo lo que se está hablando, ni siquiera la punteo. Para mí, siempre fue más efectivo prestar muchísima atención a lo que se está hablando, inclusive cuando era estudiante. A mí siempre me sirvió pensar sobre lo que se está hablando en el momento. Pero algo que aprendí a fuerza de olvidos, es que cuando salgo de la reunión tengo que anotar todo lo que se dijo. No hay manera de que tu memoria le gane al lápiz y papel en esa situación, ni siquiera lo intentes de otra manera.

Evitar bocetar con «lorem ipsum»

Todo diseñador conoce las bondades de «lorem ipsum», cuando se necesita empezar a diseñar y no hay ningún copy definido por el cliente o redactor de turno, aparece aquella mágica oración en latín al rescate. Lo cierto es que si pasás más de un día trabajando en un diseño con esa frase en latín, tu diseño se va a ver espectacular. Esto es tan cierto como que el diseño final no va a llevar ninguna de esas palabras en latín. A partir del segundo día, hay que poner mayor énfasis en que el cliente/redactor nos entrege algo que se parezca, aunque remotamente, a los copys finales. Tu diseño siempre se va ver bien, balanceado, con cuerpos de texto perfectos, legibles, familias tipográficas armónicas, colores adecuados, y un sin fin de etc. usando «lorem ipsum», pero se verá horrible con «el texto que va».

Hay dos tipos de clientes: el que escucha tu opinión y capacidades, y el que quiere que hagas lo que él dice

Lamentablemente, hay más del segundo tipo de clientes. Es algo con lo que se tiene que lidiar. No entiendo bien por qué esto suele darse en la profesión del diseñador, constantemente nuestro criterio es dejado de lado, llevándonos a la posición de aquél que sabe usar el programa de diseño. Un diseñador es mucho más que un ejecutador de programas, ya hablé sobre esto antes.

Mi abuelo y mi madre son odontólogos, y ellos cuentan que algunos pacientes acuden a ellos diciendo: «doctor/a, vine a que me arranque la muela». Suena gracioso, y lo es en verdad. Por más que mi abuelo o mi madre se esfuercen en hacerle entender que hay caminos alternativos a «arrancar la muela», es una batalla perdida. Podrán decirle que la muela se puede curar, que tiene arreglo… quizás hasta lo convencen y hacen el arreglo. Pero es seguro que ese paciente saldrá del consultorio, irá a otro lugar (no necesariamente un consultorio odontológico), y logrará que le arranquen la muela.

Eso es todo para esta primer entrega, agreguen sus propias experiencias.

Presupuestar siendo freelance

Esta etapa de trabajo freelance en la que me embarqué ya se ha extendido por 9 meses. Tiempo durante el cual la vengo pasando muy bien. Sin moverme demasiado, trabajo no me está faltando, lo que es muy bueno. Es por la no falta de trabajo que en este sitio aún no figura mi portfolio con mis últimos trabajos. Esto no quiere decir que si pongo el portfolio online es porque no tengo trabajo, no sean literales. Sólo quiere decir que pude tomarme todo este tiempo para pensar bien cómo quiero que se muestre todo.

Hablando exclusivamente de trabajo freelance, me voy a permitir escribir unas líneas sobre el armado de presupuestos. Tal como dije en el post anterior, guías para ser freelance hay muchisimas, estos posteos no pretenden ser otra cosa que mi visión sobre temas muy puntuales.

Un trabajo freelance empieza por el contacto con el cliente, donde se transmitió una necesidad, y uno puede satisfacerla. Uno empieza entonces a bosquejar en mente varias ideas, de diseño, desarrollo, usabilidad, publicidad, etc. Pero más importante aún, tiempos, costos y equipo de trabajo. Estas obligado a presupuestar, no interesa si sos estudiante y estas leyendo esto porque tenés curiosidad sobre el trabajo freelance, necesitas hacer un presupuesto. Con el correr de los trabajos, los documentos que hago con presupuestos empiezan a ocupar más y más carillas. Los primeros fueron de tres, ahora son 4 o 5… por supuesto que depende del trabajo en sí, ya me van a entender.

Qué items cubro en mis documentos?

Órden de trabajo: suelen ser uno o dos renglones. Muy simple, «Se requiere hacer un sitio web» es perfectamente viable.

Breve detalle: sirve para explayarse en el trabajo. Por ejemplo, si el sitio tendrá administrador, usuarios, carritos, blog, etc. Se intenta nombrar los ítems que habrá (si existe ya un árbol de navegación, va acá), pero no cómo van a funcionar.

Detalle técnico: En este espacio sí se dice como va a funcionar todo lo que se mencionó antes. No hace falta decir detalles de cómo se va a programar o maquetar, pero sí que hará en x lenguaje, o siguiendo estándares, que validará en tales navegadores, etc.

Requerimientos: fácil, que necesitamos que nos dé el cliente para poder hacer todo lo que dijimos que sabemos hacer.

Alcance: es el espacio donde se pone en claro dónde termina mi responsabilidad y empieza la del cliente o la de terceros. Por ejemplo, si preveo que puede existir un problema legal porque el cliente insiste en copiar, este es el espacio en donde pongo de preaviso al cliente. Si el trabajo requiere SEO, suelo aclarar que mi servicio es (precisamente) SEO y no posicionamiento, ya que para primeras posiciones se requiere otro tipo de trabajo.

Tiempo de trabajo: cuánto me va a llevar. Esto va de la mano con algunos puntos de requerimientos y alcances. Entonces, siempre vale la aclaración de que si el cliente no entrega el material, uno también lo hace.

Valor: cuánto cuesta, porcentajes a cobrar, y formas de pago.

Documentación: para hacer un presupuesto, seguro que el cliente nos mostró una web (o lo hicimos nosotros para graficar algo), o nos pasó algún .doc o .jpg, etc. Todo lo que nos haya pasado y que se usó para presupuestar, va acá.

Otras cosas que se pueden añadir pueden las relativas al contrato de terceros, desde fotografías hasta el servidor. Otro punto puede ser sobre la propiedad intelectual.

El que estoy evaluando agregar, pero depende muchísimo del cliente y proyecto, es qué sucede cuando se extiende el período de bocetos de diseño, lo cual va de la mano con que se supone que alguien te contrata no para ejecutar el diseño que él tiene en la cabeza, sino para que uno pueda traducir una necesidad en la mejor resolución visual.

Es un poco más complicado, porque básicamente se trata de decir que la persona idónea soy yo, y no el cliente. Y al menos por ahora, no se me ocurre una forma de decirlo sin que lleve a un malentendido.

Escucho sugerencias…

Si pensabas ser freelance…

… necesitás equipo.

Listas con consejos sobre cómo dedicarse a trabajo freelance, hay muchísimos. Dentro de esos consejos, uno de los puntos dice «no compres equipo nuevo antes de tener clientes». Es una verdad absoluta, concuerdo. PERO me permito corregir algo. Si estás pensando en trabajar freelance porque la relación de dependencia ya no te atrae, entonces, aprovechá los últimos sueldos para equiparte. Si sos estudiante y querés trabajar freelance, entonces tenés que estar preparado para que surjan problemas que se solucionan fácilmente con el equipo adecuado. Paso a explicarme…

Jueves, 15 hs. Mi compu de escritorio (Jazzy), sin ningún tipo de advertencia, se cuelga. De los parlantes se oye un sonido de fritura. Reinicio. Prende todo, monitor en negro, sin señal. No hay ruido ni de conteo de memoria, ni de inicio del sistema. Me suben a la garganta, sobretodo porque pensaba entregar un trabajo antes de las 17hs. Abro gabinete, no hay olor a quemado y está muy sucia. Prendo netbook, y directo a foros. Saco las memorias, prendo, pitidos, pantalla en negro (ok, la memoria anda). Saco placa de video, prendo, todo igual. Llamo a donde la compre, describo lo que sucedio. La tengo que llevar, pero hasta el lunes no pueden verla. Ok. Tengo que sacar la info del disco. La otra computadora que tengo no soporta conexiones SATA. Tengo un disco portátil, que en este caso no me sirve. Pienso. Mercadolibre, busco «cable sata usb». Existen productos que hacen lo que queria, convertir mi disco en un «pendrive». Son las 17:30 hs, voy a Galerías Jardín. Son las 18 hs cuando llego a la galería. El segundo local al que entro tiene lo que necesito. Pago sin importarme que en ML estaba más barato. Otra vez en casa, lo enchufo, anda, saco info, la cargo en la netbook. Me bajan de la garganta. Trabajo, y entrego…

Hoy lunes llevé la máquina, y como a veces sucede, enchufamos y anduvo todo. Increíble. En casa conecté y también anduvo de diez. Cosas que pasan.

No sé cuántos pueden vivir una situación similar, lo cierto es que en su momento compré la netbook (antes de ser freelance) para que llegado el caso pueda laburar en un equipo portátil. Y ya me salvo muchas veces. El disco portátil es una comodidad y una confianza de que nunca voy a quedarme sin espacio, ni en la de escritorio ni en la netbook, y que de cualquier reunión me voy con todos los archivos que necesito. Y el último accesorio que se suma a la familia es el adaptador de discos (SATA, IDE, mini IDE) a USB, cariñosamente apodado «el salvaculos».

Entonces, si querés trabajar freelance, evitá comprar equipo sin tener clientes. Compralo antes de largarte.

Libre

Libre, nuevamente. Luego de tres meses y medio trabajando para InTacto, decidí dar un paso al costado. Esta vez no le digo adios a una empresa, sino a la relación de dependencia. Lo que queda de agosto pienso tomármelo de vacaciones, para despejar la cabeza, dormir, ver películas y leer blogs. Luego, freelance.

Ya trabajé en esta modalidad. En su momento cambié a relación de dependencia para aprender todo aquello que me faltaba para hacer páginas webs profesionales. Imaginarán entonces como me siento ahora, que descubro luego de este tiempo que mi trabajo freelance es más profesional que el que se hace en (casi) cualquier empresa.

Ojo, no es que estas empresas no sepan hacer páginas web, sino que las condiciones en las que se realizan los trabajos o encargos, se encuentran tan viciados por el cliente que se hace imposible el desarrollo profesional. El hecho de que todos los actores para diseñar una página no puedan estar nunca coordinados desde el comienzo, dificulta todo.

Mi futuro es freelance. Maquetación y jquery de lo que se requiera. Programación al mínimo, salvo que me encarguen un sitio web desde cero (no quiero lidear con la programación de otro). Sitios XHTML, y en flash. Para los que les interesa, ya saben. También estoy terminando de definir un servicio para ofrecer, pero de ese no voy a contar nada hasta que lo redondee.

Free…

Nuevo trabajo

Testeando Sprite

Que de un momento a otro dejé de postear no es ningún secreto. Pero por esta vez algunos podrían decir que tengo un motivo interesante: desde el lunes estoy trabajando en Ogilvy Interactive, en el área de desarrollo.

El trabajo es un desafío en muchos aspectos. El principal, adaptarme a un grupo de trabajo muuuuy grande. Por ahora siempre trabajé freelance, estando yo solo, con dos, tres o cuatro personas más.

Pienso seguir trabajando freelance, está bueno por muchísimos motivos, pero supongo que a partir de ahora seré un poco más selectivo de los proyectos, en donde me guste la idea, el objetivo y lo que haya que hacer. Pero si el trabajo es en Photoshop, 99% de probabilidades de que acepte.

Freelance

Siempre trabajé bajo la modalidad freelance. Para aquellos que están estudiando y quieren sumar experiencia, trabajar de esta forma les supone más beneficios que desventajas. Las hay, pero cuando uno pone en la balanza que aparte de estar trabajando en lo que uno eligió de profesión, puede contar con la administración de su tiempo, como mínimo hay que considerarlo. Eso sí, ADMINISTRACIóN del tiempo. En Freelace Switch se hace una mayor descripción de Freelance-Estudiante.

Por mi parte, considero el freelance una filosofía de trabajo. Me gusta tener el control creativo, con la desventaja de que el/los errores los pago con mi nombre y no con el de una empresa, agencia, o director de arte a cargo. Pero bueno, las ventajas existen y valen la pena.

Voy a seguir prometiendo posts para este blog, para ir contando las distintas experiencias que voy teniendo con distintos clientes, ya tengo terminados varios trabajos con un tiempo en circulación ya, y seguramente a alguien puede servirle de ayuda, en especial si están comenzando.