Update

Me acordé que tenía una página web…
(esta frase la saque de LIA).

La verdad es que llego a casa sin ganas de seguir viendo páginas web, también por eso el contador de feeds del reader trepa a más de 1000 pendientes. Algunos de más de un mes.

El problema es que sigo tomándome en serio el escribir… como si importase. Escribir sin ganas, porque «tengo que mantener un blog» no me gusta, hasta soy capaz de borrar todo rastro del sitio antes de postear con esa actitud.

No quiero hacer promesas en este blog. Es un error y mi consejo para el que quiera empezar el suyo: no prometas, escribí o no lo hagas, pero no digas que lo vas a hacer. Por esas promesas en mi lista de pendientes hay un montón de tutoriales (que hasta ya están escritos, les falta formato web nomás), imágenes sin terminar, etc. Y no sé cuánto de eso publicaré.

Pero aparte de estos detalles molestos, hay algo más importante que me gustaría cambiar del blog. Las mayoría de los últimos posteos se tratan de diseño web. Si bien me encanta, no me gusta el hecho de que este espacio se vuelva «laboral». Ya trabajo en diseño web, o hago otro blog para publicar sobre web, o saco mis trabajos de arte digital.

O mantengo esta línea, en donde en algunas ocasiones comento aspectos más personales, o hago al revés.

Qué dilema, no?
Que cuál es el problema?
Bueno, es que, ehm… tengo una página web con mi nombre.

Cambios, cambios y más cambios

Listo, ya está! Hago memoria y me doy cuenta de que lo único que querí­a era cambiar ¡un color!

Si se ve mal, Ctrl + F5. Tienen que recargarse todas las hojas de estilo.

A veces no es fácil cambiar sólo un color, por una cuestión de equilibrio. El cambio era necesario, el fondo del cuerpo principal tenía que ser más claro. Pero no me gustaba como quedaba el conjunto, y el rediseño total me vino perfecto para agregar todo lo nuevo que hay. Algunas cosas siempre quise que estén, y otras las reacomodé, dándoles el lugar que se merecen.

En cuanto al nuevo diseño, muy conforme, y no sólo con el nivel estético. Me gusta haber incorporado decoración en flash, que si bien no responde a estándares web, su contenido no es vital para el funcionamiento del sitio. Menúes con listas y css es otro punto a favor.

Ahora sí (prometo), versión definitiva por el año 2007.