Todo blog tiene post de fin de año

En casa siempre se ha festejado más el año nuevo que navidad. No sé bien por qué, pero es así. Quizás por ser más universal en su significado, un nuevo año, balance del que se va, objetivos nuevos. Exquisitos del lenguaje dirán que navidad es natividad, nacimiento, por lo que no debería de ser diferente el 24 al 31. Cuestión que navidad no me deja pensando, año nuevo siempre.

Y cuáles son mis reflexiones de este año? me pude demostrar a mí mismo y al que lo quiera ver que tengo futuro como diseñador y que soy bueno en lo que hago. Puede sonar raro, arrogante quizás, pero es lo que siento. Y si lo siento así, es porque pueden haberme cuestionado. Tengan en cuenta que este año empecé a trabajar seriamente como diseñador freelance, en donde de mi parte puse creatividad y desarrollo, con buenos resultados. Y como cierre, ahora estoy en una agencia.

Lo que no estuvo bueno fue la falta de inspiración para trabajar en arte digital. Salvo alguna que otra excepción, fue pobre la producción. Lo malo es que tiempo no me faltó, y fueron muchas las veces que abrí Photoshop con intenciones de crear algo, pero los resultados no me gustaron para nada… quizás debería hacer una galería con imágenes sin terminar.

Y qué quiero para el 2008? alguna vez escuché que para que se cumplan los deseos no hay que decirlos en voz alta. Y que si pedís tres deseos en tu cumpleaños, no debés apagar las velas de la torta, sino dejar que se consuman (como cuando se le pide a un santo).

Voy a hacer un experimento, por este fin de año no digo lo que quiero para el que viene. Si no se cumplen mis deseos, dentro de un año escribo todo acá, total es lo mismo.

Feliz año para todos. Deseen lo que quieran para el próximo, pero más importante aún, hagamos algo para que se cumplan.

Hasta el año que viene.

Aniversario

La mañana del lunes 24 de mayo del 2004 hacía uso de la 4º falta permitida por cuatrimestre (ya no podría faltar más a Audio), para llegar en término con una entrega para Diseño Gráfico 2.

Eduardo Arnau era el profesor, y la consigna entregada con las tres semanas de anticipación era «Visualización de la música». Al comienzo del cuatrimestre contábamos con las consignas de todos los trabajos, y recuerdo que la tarde en que las leí, me entuasismé con ese – Ojalá que tengamos que hacerlo -, y por suerte fue dado.

Pocas veces hice tanto uso de las tres semanas, pero por otras obligaciones estaba destinado a trabajar a fondo durante el fin de semana previo a la entrega.

Nuestra obligación era entregar un storyboard de la animación, no la animación en sí. Pero como uso Flash desde la versión 5, me sentía obligado a animar. Y nunca tuve problemas con Flash, hasta ese fin de semana…

Cada tanto aparecían carteles de error, nunca antes vistos por mí, que cerraban el programa automáticamente. Muy molesto, que obligaba a un Ctrl+S bastante seguido. Por suerte tenía estructurado el tiempo que necesitaba para hacer cada una de las escenas (sí, en esa época usaba escenas para una animación larga). Pero no contaba con que, aproximadamente a las 12:05 (recuerdo que Fútbol de Primera ya había terminado), se iba a colgar la máquina. Hasta ahí no hay problema, reinicio y se acabó. El problema era que instantes antes del cuelgue, había tocado Ctrl+S…

Por supuesto, el archivo estaba dañado, y sin backup. De tener el 40% terminado pasé a 0 en un segundo. Planeaba trabajar toda la noche, pero para terminar lo que faltaba y pulir todo. Eso ya no era posible. Y lo que fue un error, como lo es trabajar con escenas, me salvó.

En flash uno puede hacer la vista previa de toda la película, como así también de cada escena. Por supuesto que para animación, esta opción es fundamental, imaginen sino ver toda la animación desde el principio para corregir un error en el minuto 3. Lo que realmente salvó todo el trabajo e impidió que llegue a la entrega con las manos vacías fue el hecho de que los dos principales tramos de animación los recuperé con los .swf de las previas de las escenas, no así las otras dos más simples.

Recuerdo rehacer ambas escenas y acoplarlas con las rescatadas (dejando todo como lo tenía antes de perderlo) cerca de las 2:30 de la mañana. Fue el momento en que decidí ducharme. Y usar ese tiempo para definir en mi cabeza la conclusión de la animación, que pensaba resolver con más tiempo.

El trabajo lo terminé cerca de las 10 de la mañana. Fui hasta Da Vinci, me tomé un café en el buffet esperando a mis compañeros, para subir y exponer por primera vez Expresión de un sentimiento. Quedó bautizada en octubre, cuando necesitaba un nombre para participar del Encuentro de Arte Jóven, de donde ganó su categoría.

Esa noche aprendí varias cosas. Primero, la importancia del backup, aún mientras trabajas. Segundo, que Flash va a fallar cuando tengas una fecha límite, porque luego de ese episodio nunca más me falló. Tercero, no sirvo para quedarme toda la noche trabajando, aunque esto último tuve que repetirlo.

Ojalá tenga la oportunidad de trabajar en algún proyecto similar, porque a pesar de los problemas, es uno de los trabajos que más fácil concebí y disfruté haciendo. Sobretodo, por el esfuerzo.

Objetivo

Decidí­ revisar en mi carpeta de PSDs los trabajos que tengo empezados. Tengo varias imágenes empezadas, pero que por un motivo u otro fueron quedando inconclusas. Creo que en los próximos dí­as me encargaré de ponerles un fin, ya sea terminándolas o borrándolas. Esto dejando de lado el ajedrez que estoy haciendo, eso lo voy a terminar en algún momento, ojalá sea durante este año.

Pero más importante es el hecho de que me estoy replanteando, desde ya hace unos meses, las imágenes que hago. No pienso en cambiar el estilo, estoy conforme con él, pero no así­ con los mensajes. En realidad digo esto porque las imágenes inconclusas de las que hablaba tienen claramente la carencia de mensaje, no veo hacia donde orientarlas.

Cuando empezé con esto también me pasaba, pero era distinto por el hecho de que estaba tratando de lograr un estilo y depurar mi técnica. Hoy en dí­a ya estoy por un camino, en donde el mayor objetivo (u obstáculo, como prefieran verlo) es impactar a nivel mensaje. Creo que el último trabajo a nivel impacto fue Vacío, trabajo que en su momento me fue muy fácil de hacer… por supuesto que fue porque tenía la idea, no fue improvisar y ver hacia dónde me dirigí­a en el proceso.

Veremos entonces el camino, y lograr objetivos sin que se conviertan en obstáculos. Después de todo, creo que tengo cosas para decir.